Announcement

Collapse

Forum Rules [Updated 12/21/2016]

MAIN RULES OF THE FORUMS

Please respect your community. Respect each other as you all enjoy the same thing ? The Game.

We encourage open and friendly discussion of the game and the Community. Moderators and Staff have final decisions on all matters, and are here to make sure that the Community remains a friendly, fun place appropriate for players of all backgrounds, ages and groups.

It is the forum member's responsibility to stay up to date on forum rules and to honor the behavior outlined.

PURPOSE OF THE FORUMS

These forums provide an area for constructive player discussions of the game. It also allows players to
help each other identify bugs and issues, and help each other reproduce and resolve them.

These forums are not the most direct way to contact support. If you?re having an issue with your game and you need direct assistance, please tap on the FAQ/Support tab within the game.

CHANGES OR IMPROVEMENT

Please make sure to stay updated on these rules by reviewing this page from time to time.

SET RULES

This is a private board. As such, decisions made are final.
We reserve the right to remove any message board content without notice for any reason.


Rule 1: Responses to rule violations
Violating these rules will result in warnings, either formal or informal, suspensions, banning, or other sanctions.

Rule 2: Respect other users on the forums
- Do not make attacks or insult other users, either in the forums or through private messages. Disagreements and debates are fine, but don?t make it personal.
- Do not attack groups. This includes professions, races, religions, sexual orientations, genders, incomes, or even vague groups like ?you people.?
- Do not use ill terms which are offensive to groups, do not ?flame?, ?troll.? or ?haze?.

Rule 3: Respect the forum purpose and structure
- Make your posts in the appropriate forum.
- Please use the Search function. If a relevant thread already exists, please post there instead of creating a new thread about the same topic. Duplicate threads will be closed to keep the forums orderly and easy to navigate.
- Keep off-topic posts in the off-topic forum.
- Don?t start discussions about games that are not ours.
- Do not cross-link to other message boards or websites unless approved by a moderator.

Rule 4: Respect the law
- Do not post anything illegal under U.S. law, or encourage other users to break the laws of the U.S. or their country of residence.
- Do not encourage users to break terms of service. This includes giving information about how to find scripts, exploits, or cheats, as well as arranging to buy or sell accounts or virtual goods.

Rule 5: Respect the audience
Think about who you're talking to. Users may be as young as 13 on these message boards, and may be male or female, and from countries across the globe.
- Keep your language civil. Profanity is frowned on.
- Do not post Adult Material, inappropriate graphic sexual content in any format, or links to sexually explicit sites.
- Do not post graphic images or explicit descriptions of violent acts.
- Do not use an avatar or signature that could offend other users. They have to look at it a lot.

Rule 6: Respect privacy
- Do not post any private emails or private messages unless you have the explicit permission of each person involved in the exchange.
- Do not post private communication between customer support, members, moderators, or administrators on these forums, or anywhere else. (This include support ticket responses)
- Do not post any information covered by a non-disclosure agreement or beta testing agreement. Even if you somehow have inside information about our competitors, for legal reasons we don?t want to hear it.
- Do not post Facebook information about other forum users.
- Do not post any private information about other users.
- Do not post in-game information in an attempt to have other players attack your target. Be careful to not cross the line into bullying.

Rule 7: Do not spam
- Do not post repeatedly about the same topic.
- Do not spam users on the forums or through private messages.
- Do not start a thread without actual purpose.
- Do not start a thread about a news story or article unless you make it clear what the story is about, and offer your own opinion to start a discussion.

Rule 8: Respect your account
- Do not share your account information with other individuals. You will be held responsible for any rules violations that occur under your account.
- Do not create new accounts or use other tricks to avoid suspensions or bans.
- Do not create ?sock puppet? accounts ? multiple accounts created just so that you can agree with yourself and make it seem like your ideas have more support than they do.
- Never include your e-mail address or any other personal information in posts.

Rule 9: Respect the Moderators
- Do not post using the color red. This color is reserved for moderators.
- Do not impersonate moderators. Do not claim to speak for the moderators.

Rule 10: Respect the decisions of the moderators
- The moderation teams reserves the right to warn, suspend, or permanently ban users judged to be acting against the spirit of the rules, even if the user is following the letter of the rules.
- Do not argue with moderators about moderator decisions. You can disagree with a moderator?s opinions, just like any other poster, but when they post moderator actions in red text, it is considered final.
- Moderators have no access to your game account. If you have an issue you must contact customer service.

Generally, BE NICE. There is nothing wrong with being nice to each other.
See more
See less

Héroes Caídos y otras historias

Collapse
This is a sticky topic.
X
X
 
  • Filter
  • Time
  • Show
Clear All
new posts

  • #31
    El Señor del Fuego 3/3 (Balzathor)

    La estancia se iluminó poco a poco, y pudieron ver a una hermosa y delicada mujer cubierta de plantas y flores, que parecía flotar sobre el suelo...

    - "Bienvenidos, seres de la noche... ¿Qué os trae a esta oscura cueva?"

    - "Buscamos la Gema Roja, si nos la das de buen grado, de acuerdo, pero si no... mejor aparta ahora que puedes..."

    - "Tranquilo, la tendrás... pronto la tendrás... ahora relájate... descansa... disfruta..."

    La bella mujer comenzó a bailar sensualmente a su alrededor, susurrando con una suave y dulce voz... Fenric la seguía con la mirada y era presa de su hechizo, pero el ansia de Balthor era mucho más fuerte que su encanto.

    - "Se acabó, he venido a por la Gema. Ni tú, ni la mismísima Esperanza aunque baje del cielo me va a hacer cambiar de parecer... ¡fuera de mi vista!"

    - "Bien... quería ser amable, pero al final acabaste con mi paciencia, demonio... ¡La cena está servida! ¡Carne de lobo!"

    Su boca se abrió, mostrando una especie de colmillos, parecidos a los de un insecto. Aumentó más de diez veces su tamaño, y le crecieron ocho patas... En realidad era una gran Reina de las Tejedoras. Sobre ella pudieron ver flotando a dos polillas arcoiris, una versión evolucionada de la psicomariposa común... ¡y otras seis grandes arañas se unieron a la fiesta!

    - "Oops... ¡qué asco! Realmente odio los bichos... ¡Hagamos un poco de ejercicio!" Balthor también pensó que aplastar bichos era una buena manera de eliminar el estrés... y estaban entre él y la Gema, así que los tenía que quitar de en medio.

    Las arañas empezaron a golpearlos y a morderlos, pero no podían luchar con claridad, sólo se apartaban y no acertaban con los golpes. No podían dejar de mirar las polillas, que los distraían de la lucha...

    Fenric se dio cuenta, y lanzó a su compañero con fuerza hacia arriba... segundos más tarde, una polilla cayó partida por la mitad. La otra salió volando de la cueva, para protegerse. Sin la influencia de las polillas, pronto las seis arañas fueron destrozadas. Al verse derrotada, la Reina trepó rápidamente por un hilo de telaraña y huyó del lugar.

    Por fin, en una pequeña columna, apareció un fuerte brillo rojo... la Gema estaba ahí. Sin ningún obstáculo. Balthor la agarró con saña, y Fenric le animó a destruírla:

    - "¡Ya está! ¡Se acabó! ¡Pisa esa maldita piedra, y podremos volver a casa sin miedo!"

    - "Y sin poder... y sin nada... para volver a ser humildes siervos del Rey... ¿De verdad quieres eso?"

    Balthor comenzó a vacilar. La voz de Yzabel resonaba en el interior de la cueva e intentaba confundirle. Miraba la Gema, que brillaba como el fuego...

    - "Sí, el poder del fuego... poder ilimitado... vida eterna... ¡quédatela, no lo dudes...!"

    Lo había conseguido, y no la iba a dejar escapar. Balthor intentó marcharse de allí, pero Fenric le agarró y le intentó quitar la Gema a la fuerza. Eso le enfureció aún más, y golpeó con rabia a su compañero...

    - "¿También la quieres, verdad? Sólo para destruírla y volver a ser un esclavo... ¡Mentira! Pues... ¡juro que nunca la conseguirás mientras yo siga vivo!"

    Balthor levantó la Gema Roja... ¡y se la clavó en su propio pecho! Dió un terrible grito, y el fuego lo envolvió. Fenric retrocedió asustado. El grito dió paso a una terrible risotada... en el interior de las llamas, Balthor se transformaba en un poderoso demonio rojo alado. Se descubrió reduciendo el fuego, y su mera apariencia ya era temible. Llamas del mismo infierno brotaban de sus ojos y manos, y su poder parecía no tener fin.

    - "Increíble... ¡ni yo misma hubiera pensado en eso! Ahora sois uno con la Gema de poder... ¿Cómo debo llamaros, mi señor? Ciertamente os habéis ganado mi respeto y admiración..."

    - "Balthor..." El eco de su voz retumbaba por toda la cueva. Al oírlo, Fenric pensó que había perdido a su compañero para siempre. Aquel ser oscuro lo había consumido.

    - "Mmh... Creo que no... Vuestro nuevo estado exige algo más sonoro... ¿Qué tal... Balzathor, Señor del Fuego?"

    - "Bien... ¡Me gusta, maldita bruja alada! ¡Que así sea, entonces!" Como premio, Balzathor arrojó una bola de fuego infernal directamente hacia Yzabel, que la esquivó como pudo...

    - "Te deseo suerte, viejo amigo... pero no he podido dejar escapar este poder, espero que algún día lo entiendas..." Balzathor salió volando en una llamarada. Yzabel y Fenric quedaron en la cueva.

    - "Ese maldito cabrón es perfecto... si antes me gustaba, ahora me apasiona... Amigo, te contaré un secreto: todavía queda una Gema Roja, y puedo decirte dónde está, si quieres."

    - "No creo que quieras ayudarme, pero habla... creo que ya no puedes hacerme más daño, bruja"

    - "Oh, sí... ya verás... ¡la Gema está guardada en el Tesoro de Galzra! Si logras encontrarlo y te topas con él, por favor invócame antes... no me gustaría perderme esa lucha por nada... ¡Adiós, hombre-bestia!"

    Yzabel se alejó volando de la cueva, pues ya no le quedaba nada más por corromper allí. Fenric contemplaba su aspecto, y la rabia se iba apoderando de él... quizá aquella era la única oportunidad de recuperar su vida, y... ¡la tenía tan cerca!

    Salió a toda prisa de la cueva, y maldijo amargamente a Balzathor, su destino, y de paso a todo el reino... Fenric perdió la cordura y rugió tan fuerte como su lado salvaje se lo permitió. El hombre huyó aterrorizado, y sólo quedó la bestia.

    Fenric Garrasucia había nacido.

    Comment


    • #32
      Bestiario de historias

      Rango Nombre PV ATQ Nombre habilidad Efecto habilidad
      Celestiales y Guardianes
      6*/7* Arconte Aída Muy alto Alto Tormenta de fuego Daña masivamente a la compañía enemiga
      6*/7* Arconte Altair Alto Muy alto Maelstrom Daña masivamente y aturde a la cuadrilla enemiga
      5* Ybreel "La Bestia" Medio Alto Doble estocada Aumenta enormemente el ATQ
      La Gran Pérdida
      6*/7* Mephisto el Dios Caído Muy alto Alto Ataque del Apocalipsis Daña masivamente y silencia a la cuadrilla enemiga
      5* Xaydia la Vacía Alto Medio Absorber Silencia a la cuadrilla enemiga. Siempre activa si está al máximo nivel.
      5* Darael Alto Medio Llama sagrada Daña enormemente a la cuadrilla enemiga con menos PV
      5* Rimsala Flechanegra Medio Muy alto Flecha del averno Daña a la cuadrilla enemiga y aumenta enormemente el ATQ
      El Señor del Fuego
      5* Reina Tejedora Muy alto Medio Entrampar Reduce mucho el ATQ de la compañía enemiga
      5* Polilla arcoiris Medio Alto Borramentes Silencia y reduce el ATQ de la cuadrilla enemiga
      Gaznar contra la Muerte
      6*/7* Nathanel el Firme Alto Muy alto Luz y Oscuridad Daña la compañía enemiga y recupera los PV de la compañía
      5* Selina Muy alto Alto Bendición de la guerrera Recupera los PV de la cuadrilla y aumenta el ATQ
      La Guardiana Verde
      6* Mordred Muy alto Muy alto Armadura impenetrable Crea un fuerte escudo para la cuadrilla
      El Señor de los Muertos
      5* Gran Paladín Valamir Alto Alto Conocimiento oscuro Daña la cuadrilla enemiga, recupera los PV de la cuadrilla
      5* Cría de Dragón Blanco Medio Medio Calcinar Daña masivamente a la cuadrilla enemiga
      4* Guardia esqueleto Alto Bajo Escudo de hueso Crea un escudo para la cuadrilla
      El Caballero de la Noche
      5* Mia la Rondadora Medio Alto Ansia de sangre Aumenta enormemente los PV y el ATQ de la cuadrilla
      4* Jared Alto Medio Lealtad Recupera los PV de la cuadrilla del líder
      Valamir y la Hechicera del Sol
      6* Amelia Muy alto Alto Espada vampiro Daña enormemente a la cuadrilla enemiga, y aumenta mucho el ATQ
      5* Shariel, Luz del Día Medio Medio Poder del sol Daña y aturde a la cuadrilla enemiga. Siempre activa.
      4* Zarg Medio Medio Ejército de los muertos Crea un escudo para la cuadrilla y sube el ATQ

      Comment


      • #33
        El Casco de la Desesperación 1/3 (Morbius el Maldito)

        El Gran Mago Merlín despertó en plena noche, aturdido y asustado. Una gran perturbación en la magia le había sacudido, como si una terrible fuerza oscura hubiera sido liberada... A la mañana siguiente se dirigió a las profundidades del bosque para hablar con algún mago o chamán del suceso, pero no tuvo que buscar mucho. La propia Nathra Verdaine salió a su encuentro.

        - "Sabía que vendrías, mi buen Merlín... un gran peligro acecha estos bosques, y a todo el Reino. El Nigromante Algaddar ha muerto, y con él, el hechizo que protegía el poderoso Dur-Kathar, el Casco de los Muertos, o de la Desesperación."

        - "No conozco bien ese objeto... pero tengo un buen amigo que seguro que sabe algo. Partiremos en su busca y lo destruiremos, si es tan peligroso."

        - "Por favor, intenta apresurar al Rey a enviar a sus mejores hombres. Igual que nosotros lo hemos sentido, supongo que Morgana también. Ella no me preocupa demasiado, pero no me gustaría ver ese casco en manos de Ossion..."

        Merlín volvió al castillo para hablar con Valamir. El Gran Paladín recordó que su padre le mencionó alguna vez el Dur-Kathar y que su abuelo, el viejo Karn, intentó conseguirlo muchas veces sin éxito. El Casco era un gran premio para cualquier Nigromante, ya que podía resucitar cualquier cadáver casi al instante y ponerlo a su servicio, formando un terrible ejército de no muertos. Pero no parecía muy inteligente ponérselo uno mismo...

        El Rey, convencido de la urgencia de la misión, reunió a los mejores Caballeros y Paladines del reino y los puso a las órdenes del mejor jefe del reino, el veterano General Morbius. Era su última misión antes de retirarse, y la aceptó con orgullo. Merlín y Valamir se quedaron en el castillo trabajando para encontrar la manera de desactivar o destruír aquel casco del infierno.

        Las tropas de Morbius llegaron al lugar indicado por Valamir, donde se hallaba la guarida del Nigromante. Había huesos por todos lados, y un siniestro olor a muerte. En la sala de hechizos encontraron horrorizados el cuerpo del viejo Algaddar tirado en el suelo, bastante descompuesto a pesar de llevar sólo unos días muerto. Su brazo izquierdo estaba estirado y tocando, sin llegar a agarrarlo, un viejo y oxidado casco negro, parecido a los que llevaban los antiguos soldados de Uther.

        Por la descripción de Valamir, aquel era el terrible Dur-Kathar. Parecía que el hechicero intentaba agarrarlo desesperadamente en su último aliento. Morbius se dispuso a cogerlo cuanto antes y salir de allí... ¡pero la mano del cadáver lo agarró y lo arrojó al suelo con una gran fuerza!

        El cuerpo podrido del hechicero se levantó y empezó a lanzar golpes sin sentido a un lado y a otro, quizá intentando proteger el casco. Se giró e intentó cogerlo... "¡No dejéis que se lo ponga!", gritó uno de los Paladines. El propio Morbius cortó el brazo del cadáver con su espada, y después le cortó la cabeza. Después se giró, mirando a sus Paladines:

        - "¡Quemad esta mierda podrida, o haced lo que sea, pero que no se vuelva a levantar jamás!"

        Los Paladines quemaron el cadáver mientras intentaban consagrarlo de buena fe, pero ya hacía tiempo que el viejo Desgarraespíritus se llevó su alma... Después, metieron el casco en el baúl de cobre hechizado que les dió el Gran Mago para transportarlo con seguridad, y acamparon para descansar.

        No advirtieron que también las tropas de Morgana se acercaban al lugar...

        Comment


        • #34
          El Casco de la Desesperación 2/3 (Morbius el Maldito)

          Los soldados de Mordred llegaron, tan sigilosos como un elefante en una cristalería. Inmediatamente, la guardia dió la voz de alarma, y los Caballeros defendieron el puesto, con Morbius al frente. El de la armadura dorada no entró en la batalla, sólo derribó a dos Paladines mientras buscaba algo por el campamento, que por fin encontró... el cofre donde estaba guardado el casco. Morbius lo siguió, y se enfrentó a él directamente. El joven era muy diestro y fuerte, pero no pudo hacer nada contra la maestría del veterano, y cayó al suelo, golpeando y abriendo el cofre...

          Mordred agarró el casco de su interior, miró a Morbius con una extraña sonrisa, y pareció intentar ponérselo. Pero antes de que pudiera hacerlo, uno de los Caballeros cargó contra él, derribándolo de nuevo y haciendo rodar el casco por el suelo. Vió que el viejo General y sus soldados habían derrotado fácilmente a los suyos, y tuvo que huir a toda prisa. Una vez pasado el peligro, volvieron a colocar el casco en el baúl bajo la custodia del propio Morbius, que lo guardó en su tienda.

          Morbius no podía dormir, pensando en lo ocurrido... "¿Se lo iba a poner? Eso era un suicidio... ¿o no? ¿quizá tendría algún poder mágico ponerse ese casco? ¿Y si...?" La idea le tentaba, un orgulloso narcisista como Mordred jamás haría nada contra su propia vida, puede que supiera algo más... Al final cayó en la tentación, abrió el cofre y puso el casco maldito en su cabeza...

          Morbius sintió una fuerza física que jamás había tenido, ni siquiera en sus mejores años. Salió sin que le vieran al bosque, y comenzó a practicar con la espada. Se movía a la velocidad del rayo, con una precisión sobrehumana. Se acercó a una gran piedra... ¡y la levantó con un solo brazo! Después la arrojó, y la partió de un puñetazo a mano desnuda. Al fin entendió lo que buscaba Mordred... y pensó que quizá el Gran Mago les había engañado para poder quedarse el casco y utilizar su gran poder. Lo guardó de nuevo en el cofre, y a la mañana siguiente volvieron de nuevo al Castillo.

          Los Caballeros llegaron a la Sala del Trono, y Morbius llevaba el cofre de cobre. El Rey, Merlín y Valamir lo recibieron.

          - "Enhorabuena, héroes de Camelot... Habéis evitado un grave peligro sobre nuestra gran nación, y ahora por fin la terrible amenaza será destruída..."

          - "Mi señor, creo que quizá podríamos... aprovechar y comprender mejor este objeto, quizá pudiera aportarnos gran poder y gloria, en lugar de arrojarlo al fuego..."

          El Mago se mostró bastante preocupado por aquellas palabras. Parecía que la influencia maligna del casco había afectado al buen General. "No, mi buen amigo, eso nos traerá sólo maldad y horror. Debemos destruírlo para que la paz vuelva al Reino..."

          - "Apuesto a que no conocéis su verdadero poder..." Morbius sacó el viejo casco del cofre, y se lo puso. La fuerza volvió de nuevo a su cuerpo. El propio Rey se levantó:

          - "¡Deponed vuestra actitud, General Morbius! Estáis utilizando un objeto maldito, y debéis entregarlo... ponéis en peligro vuestra propia vida, y todo mi Reino. Por favor, no nos obliguéis a..."

          - "¿A qué, Majestad? Nadie puede detenerme ahora... ni mil de vuestros soldados... No destruiré esta joya, ni jamás lo permitiré".

          - "Con todo el dolor de mi corazón... ¡Guardias! ¡Prendedlo!"

          La Guardia del Rey rodeó a Morbius para apresarlo, pero el viejo General corrió como el rayo y cargó contra ellos, derribándolos como bolos. Arrasando con todo aquel que se pusiera en su camino, abandonó el Castillo. El Rey no le condenó a muerte gracias a sus leales años de servicio, pero tuvo que decretar su exilio por traición.

          Morbius, rechazado por su Reino, se encaminó hacia la guarida de Morgana. Quizá ella o sus aliados sí podían ayudarle a comprender y utilizar mejor el poder que tenía entre sus manos. O mejor dicho, en su cabeza...

          Comment


          • #35
            El Casco de la Desesperación 3/3 (Morbius el Maldito)

            El ex-General entró en a la guarida, y no se paró precisamente a charlar con los soldados de guardia. A fuerza bruta, llegó a la sala del trono, donde se hallaban Ossion, Necros, Mordred y Morgana. Al ver el casco que llevaba puesto, los ojos de Ossion se abrieron como platos... le estaban poniendo la oportunidad que buscaba en bandeja de plata.

            - "Saludos... El Rey que buscáis derrocar me ha despreciado, y creo que tengo un objeto que os interesa. Podríamos ayudarnos... tenéis poderosos magos que sin duda sabrán entenderlo y aprovecharlo..."

            - "Ah... Bienvenido, desertor de Camelot... Entregadnos la reliquia, y podréis servir junto a mi ejército..."

            - "De ningún modo, Majestad... no entregaré el poder de cualquier modo. Os ayudaré, pero yo lideraré el ejército, y seré yo el que porte el casco mágico..."

            - "Haremos un trato, soldado. Necesito una prueba de vuestra lealtad, quizá esto sea una trampa del Rey. Matad al Dragón Verde, y seréis mi General, y pondré a mis magos a vuestro servicio..."

            Ossion dudó al oír aquellas palabras y quiso intervenir: - "Mi señora, esperad..." - "Ossion, tu consejo será bienvenido... en otra ocasión".

            - "Eso está hecho, nada puede detenerme ahora. Contad con ello, Majestad..."

            Ossion sabía que, aunque llevara catorce cascos, jamás podría derrotar a Nathra Verdaine. La estúpida Morgana lo mandaba al suicidio, y podría perderse el Dur-Kathar para siempre... así que Ossion y Necros decidieron seguirlo en su misión, sin que se diera cuenta. Así, quizá podrían asesinar a Morbius a traición y arrebatarle el casco de poder...

            Morbius se dirigió a una parte del bosque que estaba bastante enferma y maltrecha, donde era muy probable que acudiera a su cuidado el Dragón Verde. En efecto, Nathra se encontraba intentando curar sus grandes árboles y regenerando el bosque.

            Morbius corrió hacia ella espada en mano, sin pensar en lo que hacía. Comenzó a notar una extraña presión en la cabeza, pero estaba completamente poseído por la furia y no reparó demasiado en ella. El Dragón vió acercarse al soldado y se apartó de su espada...

            - "Probarás mi acero... por la gloria de mi Reina..." Incluso la voz de Morbius había cambiado, parecía que fuera el propio Gaznar el que hablaba. Nathra se dió cuenta de lo que llevaba en la cabeza, y dirigió sus ataques a quitarle el Dur-Kathar de encima, pero no tuvo éxito. El casco parecía fundido con su cuerpo.

            La presión se hacía cada vez más fuerte. Morbius comenzó a perder precisión, y a sentir fuerte dolor. Hirió a Nathra con su espada y ella, por reflejo, le golpeó fuertemente, arrojándolo lejos del lugar. Justo donde Ossion y Necros observaban...

            Morbius comenzó a asfixiarse. El casco le estaba estrangulando, y mientras, parecía adquirir un tono negro brillante, desprendiéndose del óxido... le estaba absorbiendo la vida.

            - "Mi Rey... mi Diosa... ¿qué es... lo que he... hecho?" Expiró.

            Ossion y Necros le agarraron y se lo llevaron corriendo del lugar, lejos del alcance del Dragón Verde.

            - "¡Por fin! ¡Llegó la hora... ahora quitaremos de en medio a esa bruja, y ahogaremos el Castillo de cadáveres!" Ossion intentó cortar el cuello de Morbius para quitarle el casco... pero su brazo muerto le agarró. Sus ojos se abrieron, y de ellos brotaba fuego. Los hechiceros se apartaron...

            Morbius se levantó. Su armadura y su cuerpo comenzaron a transformarse. El casco ya era completamente negro brillante, y de él brotaron dos cuernos de demonio. El cuerpo creció casi dos metros, y los huesos perforaron la carne. Después, las llamas del infierno lo envolvieron...

            - "Mierda... otra reliquia perdida... ¡Maldita estúpida! ¡Nunca me libraré de sus cagadas! ¡Vámonos de aquí, antes de que se cabree!"

            Los Nigromantes huyeron del lugar, ya era imposible para ellos vencer al portador del Dur-Kathar, Morbius el Maldito. Vagaría por los bosques hasta que algún héroe o villano pudiera derrotarlo y mandarlo a descansar en paz...

            Comment


            • #36
              El Camino del Acero (1/3)

              Krog el Herrero... Este pequeño forjador de espadas estaba poniendo en jaque a todo el ejército de Camelot, desde que comenzó a trabajar para las huestes de Morgana. Las espadas y flechas forjadas con su técnica especial eran diez veces más resistentes y ligeras que las de los soldados del Rey, tanto que podían incluso partirlas en dos, sin demasiado esfuerzo. La gran destreza de los Paladines y Caballeros era equilibrada y superada con el poder y precisión de las espadas de Krog. Por primera vez en la historia, Morgana tenía serias posibilidades de tomar el Castillo...

              Un pelotón de soldados de la bruja estaba acosando la villa de Southport, intentando robar armas y oro para su ejército. Derrotaron y apresaron a los guardias, y se disponían a partir con su botín, cuando una cuadrilla de Camelot los detuvo.

              - "¡Alto, ladrones! ¡Deteneos, en nombre del Rey!"

              - "¡A las armas! ¡Probaréis nuestras espadas!"

              El capitán que los lideraba era especialmente diestro con la espada, y, con mucho esfuerzo y evitando choques fuertes que destrozaran su arma, pudo quitar la suya a uno de los asaltantes. En igualdad de espadas ya no pudieron nada contra él, y abandonaron el poblado.

              - "Esta espada... es fuerte como el diamante y ligera como una pluma, nunca había visto nada igual... quizá excepto..."

              Liberaron a los soldados presos, y el pelotón volvió al Castillo. El capitán, llamado Barthok "Espada de Plata", mostró la espada conseguida al Rey. Para demostrar su fuerza, se la entregó a un joven aprendiz, para que golpeara un fuerte escudo con ella. Y la espada atravesó el escudo fácilmente.

              - "Majestad, sus armas son mucho más fuertes que las nuestras... aunque la maestría de nuestros Caballeros es envidiable, no resistiremos mucho. Debemos reforzar nuestro acero, igual que ellos, y creo que sé quién podría ayudarnos..."

              Barthok recordó los tiempos en los que era un muchacho, y le gustaba salir al bosque con su pequeña espada de madera. Un día le sorprendió un enorme oso, a punto de partirlo en pedazos... pero un poderoso guerrero le salvó la vida. Se enfrentó a la bestia con escudo y espada, y consiguió rechazarla sin hacerle daño. Era Sylvester, el solitario Maestro de Armas. Era el mejor espadachín y arquero en todo el Reino, e incluso forjaba sus propias armas, algunas completamente desconocidas. Adiestró a Barthok brevemente en el arte del duelo, y le regaló una magnífica espada de plata corta reforzada. Con los años, aquel joven con espada de madera se convirtió en el mejor duelista del ejército de Camelot.

              - "Sin duda el viejo Sylvester podría forjar armas que acabarían con la ventaja de Morgana, pero no ha entrado en combate desde hace mucho tiempo. Vive retirado en los bosques, pero quizás me recuerde y confíe en mí, por intentarlo no perdemos nada..."

              - "De acuerdo, podéis partir en su busca. Os deseo la mejor de las suertes..."

              Los soldados llegaron al lugar en el que Barthok recordaba haber sufrido el ataque del oso, a pocos metros de una cabaña apartada. Se acercaron a la cabaña pero, de repente, los soldados que acompañaban a Barthok se enredaron los pies y cayeron al suelo. En realidad, les habían arrojado una especie de boleadoras, que consiguieron frenarlos en seco.

              - "¡Largáos de aquí, si no queréis que os pase lo que les pasó a vuestros compinches! ¡No tengo nada que daros, ladrones!"

              - "¿Sois el Maestro Sylvester? Veo que seguís en forma... somos soldados del Rey, no vulgares saqueadores, y necesitamos vuestra ayuda."

              El Maestro de Armas salió al encuentro de los soldados. Era un hombre de mediana edad, aunque extremadamente fuerte y ágil. Llevaba encima, además de una enorme espada a dos manos (que él podía llevar sólo con su mano derecha) un arsenal de pequeñas armas y trucos.

              - "Por favor, levantaos... Siento haberos confundido, cada vez vienen más ladronzuelos de la maldita bruja intentando llevarse oro y armas de donde sea... Un momento, creo que... ¿sois aquel muchacho rubio que encontré hace tiempo...?"

              - "Sí, mi señor... yo soy Barthok, y sería alimento de oso si no fuera por vos. Conservo la espada que me dísteis, y vuestras enseñanzas me han hecho lo que soy ahora..."

              - "Ahh... Barthok el duelista, el mejor espadachín del Reino... he oído grandes leyendas... pero ahora parece que ser el mejor con una espada en la mano no es suficiente, ¿verdad? Por favor, quedáos conmigo. Vuestras tropas pueden regresar al Castillo, allí harán más falta..."

              Sylvester acogió al Capitán en su pequeña cabaña, que tenía una escalera que bajaba a un enorme sótano. Allí estaba la Fragua del Maestro... había espadas, lanzas, sables, escudos, hachas, picas, dagas y todo tipo de armas. Y había una puerta cerrada al fondo de la sala...

              - "Aquí es donde este humilde herrero trabaja, mi Capitán. ¿Podéis mostrarme la espada que habéis conseguido?"

              Barthok entregó la espada del ladrón al Maestro, que la observó y comprobó sus cualidades.

              - "Magnífico trabajo... sólo conozco tres herreros que podrían forjar algo así, y creo que uno de ellos está con Morgana... apuesto a que es Krog, el enano... sí que es un poderoso acero, pero detrás de aquella puerta hay algo que podría partirlo como mantequilla... ¡lo juro!"

              Sylvester abrió la puerta del fondo. Barthok no podía creer lo que estaba viendo. Réplicas de las más legendarias y poderosas armas jamás creadas se hallaban ante él. Las dos espadas gemelas de Taal y Vambrael, la Luz de Altair, el Arco de Rimsala, la poderosa Excalibur custodiada por Aquaria, la Cortadora de Almas...

              - "No son las auténticas, por supuesto... pero es el acero más poderoso que el hombre pueda forjar. Hay una mina secreta al oeste que contiene un tipo de piedra especial, que sólo se da allí... si se mezcla con el metal, lo hace prácticamente indestructible. Por favor, probad..."

              Barthok cogió la falsa Cortadora de Almas. Era ligera, tanto casi como la auténtica, gran mérito teniendo en cuenta que es una espada fantasmal.

              - "¿Es posible que nuestros herreros puedan utilizar este material en el Castillo? Sería muy fácil derrotar a los invasores de Morgana..."

              - "La mina está custodiada por Turgus, el Guerrero Fantasma. Es de confianza, pero sólo dejará recoger la piedra a uno de mis discípulos que consiga derrotarle en el Camino de la Flecha y el Camino del Acero... y vos aún no podríais ni siquiera hacerle sudar una gota."

              - "Entonces... ¿no hay nada que hacer?"

              - "Sí, mi señor Barthok... ¡Entrenar!"

              Comment


              • #37
                El Camino del Acero (2/3)

                Barthok entrenaba duramente con arco y espada para poder ganar el premio de la mina. Pero parecía que nada era suficiente para el viejo Maestro... El Capitán ya era incluso era capaz de acertar a un águila en pleno vuelo, pero necesitaba ser mucho más rápido para derrotar a Turgus. Sylvester trajo una pequeña caja de madera, de la que sacó una especie de polvo. Lo arrojó al aire, y aparecieron tres esferas de luz que se movían lentamente...

                - "Esto son blancos mágicos, cortesía del Gran Mago en los viejos tiempos. El guerrero de la mina te desafiará con ellos, así que debes acertarlos todos... tranquilo, no hay prisa, ahora lo importante es no fallar..."

                Barthok apuntó a una de las esferas, pero disparó demasiado pronto y falló. - "Tranquilo... respira... no hay prisa..." A la quinta flecha, dió de lleno a la esfera, que explotó en un destello rojo. Después se animó, y acertó a las otras dos. Y sólo gastó siete flechas en total.

                - "No está mal para la primera, pero hay que mejorar..."

                Lo intentó de nuevo otras tantas veces, hasta que por fin lo hizo perfecto.

                - "Ahora habrá que hacerlo más difícil, mi Capitán... veremos si puedes con esto..."

                Sylvester entró en la cabaña, y salió con un arco descomunal. Era la réplica del arco de Rimsala.

                - "Si un maldito esqueleto sin músculos puede disparar con esta cosa, vos también, mi señor... ¡Otras tres!"

                El Maestro lanzó otras tres esferas, que se movían mucho más deprisa que las otras. Barthok tardó cinco minutos en preparar y levantar el pesado arco, y disparó bastante mal... probó otras tres veces y falló todos los tiros... hasta que al final, apuntando con calma, controlando la respiración y olvidando el peso del arco, acertó de lleno en una de las esferas. Y después de muchas más flechas, derribó las otras dos.

                - "No ha estado mal por hoy, mañana más..."

                Los días siguientes Barthok siguió entrenando con aquel arco, hasta lograr casi la perfección. Después volvió al arco normal, y ya parecía parte de su brazo. Era como si pudiera pinchar las flechas sobre los blancos él mismo. Ya estaba listo para mejorar su combate a espada.

                Al siguiente día, comenzaron a practicar el duelo. El pobre Barthok no sabía por dónde le venía la espada del Maestro, ni siquiera era capaz de verla, parecía una sombra borrosa en el aire. Acabó en el suelo, mirando a Sylvester como la vaca al tren.

                - "¿Demasiado rápido? Creo que tu ojo es mucho más lento que tu brazo... observa e intenta anticipar los movimientos, muchacho... enfoca y no te distraigas"

                De nuevo, comenzaron a luchar. El Capitán comenzó a darle más importancia a su vista que a su espada, y consiguió mejor detalle de los movimientos del Maestro, aunque todavía no era capaz de pararlos. Muchas horas de práctica hicieron que, por fin, pudieran tener un duelo de más de diez segundos... a Barthok le pesaban más los ojos que los brazos.

                - "Creo que lo vas cogiendo, pero aún te falta mucho. Descansa, y seguiremos mañana..."

                En algunos días más, ya podían luchar mucho más igualados, aunque siempre acababa venciendo el viejo Maestro. Pero ya parecía suficiente para afrontar la prueba de la cueva.

                - "Come y duerme bien, Capitán. Mañana, por fin, te enfrentarás al guerrero de la mina. Sólo te dejará pasar y hacer las pruebas si le dices la contraseña. Si no, puede que no sea muy amigable..."

                La contraseña acordada era: "El Maestro me envía para mostrarte el Camino del Acero". Barthok la repitió inconscientemente unas cuatrocientas cincuenta veces antes de dormir...

                Comment


                • #38
                  Genial!!!

                  Genial las hitorias de las cartas de Camelot... ya lo leí todo y me parecen estupendas, hacen del juego algo mucho más interesante, pero bueno... me quedé a medias cuando se cortó la última del camino del acero.... me podrías pasar esa y otras historias... o dime dónde las busco y yo las leo... te lo agradezco mucho!!!!!

                  Comment


                  • #39
                    Oops... no la he subido aquí Voy pallá... El post en inglés es "Fallen Heroes and other storylines"

                    Comment


                    • #40
                      El Camino del Acero (3/3)

                      Al día siguiente, Barthok llegó a la cueva. Había algunas antorchas iluminándola. La luz se iba oscureciendo conforme se adentraba en las profundidades, y cogió una de las antorchas para seguir. Llegó a una sala completamente vacía y oscura, y escuchó una voz que le rodeaba:

                      - "¡Este lugar está maldito! ¡Sal de aquí mientras puedas, o perderás tu alma!"

                      - "El Maestro me envía para mostrarte el Camino del Acero"

                      Muchas antorchas se encendieron de repente. El lugar parecía una especie de circo. Un hombre con una armadura de Paladín entró en el círculo. Era Turgus, el Guerrero Fantasma.

                      - "En ese caso, sed bienvenido... he pasado muchos años sin hacer ejercicio, y me alegra recibir a un nuevo competidor... Espero que el Maestro os haya enseñado bien, ¡que empiecen los juegos!"

                      Turgus sacó un pequeño cofre, y arrojó un poco del polvo mágico que contenía. Nueve esferas de luz aparecieron, moviéndose a máxima velocidad. Después... ¡se transformó en Kyra, la más hábil de las Arqueras Arcanas de Jezebel! Tensó su arco, y disparó tres flechas de energía. Las flechas se movían como misiles guiados, explotando las esferas de luz una tras otra. Sonrió al sorprendido Barthok, y volvió a su forma de Paladín.

                      - "Ey, no os preocupéis, sólo estaba bromeando... Sólo era una pequeña exhibición. ¡Ahora vamos de verdad!"

                      Dos arcos ordinarios aparecieron, y cada participante cogió uno de ellos. Turgus probó primero, y lanzó cinco blancos de luz, que se movían deprisa. Derribó perfectamente cuatro de las esferas, pero falló la última, quizá a propósito...

                      Era el turno de Barthok. Sus cinco esferas estaban en el aire, y no podía fallar. Respiró profundamente y, tomándose su tiempo, disparó y derribó la primera. Y otras tres. Y, para la última, tuvo que calmar sus nervios, pero... también lo consiguió.

                      - "Excelente, mi señor... ¡habéis ganado el Camino de la Flecha! Ahora vamos a espada..."

                      Cogieron espadas y escudos idénticos para competir. Turgus se movía deprisa, pero nada en comparación con el Maestro, pensó Barthok. Le controló bien, y consiguió arrebatarle el escudo. Pero Turgus no estaba dispuesto a ceder tan fácilmente... sacó otra espada... ¡y otros dos brazos, también blandiendo espadas, brotaron de su cuerpo!

                      - "Vamos a ver cómo manejáis este pequeño cambio, guerrero... ¡cuatro espadas contra una!"

                      Ahora, Barthok tenía problemas. Las cuatro espadas se movían como el rayo, y casi no podía pararlas con su escudo. Casi estaba derrotado, pero recordó los duelos... vista, anticipación... Sus ojos empezaron a seguir los cuatro brazos, y podía leer perfectamente los movimientos. Era la hora de pararlos.

                      La espada solitaria de Barthok empezó a moverse, siguiendo a sus ojos. Se dió cuenta de que podía parar cualquier golpe de las espadas de Turgus, como si el tiempo se hubiera parado para él. Para Turgus, Barthok se estaba moviendo exactamente como el Maestro, no podía ver la espada bloqueando cada uno de sus ataques. Y pronto, aquella espada que se movía a la velocidad de la luz desarmó y tiró al suelo al Guerrero Fantasma.

                      - "Mi señor, por un momento pensé que luchaba contra el verdadero Maestro de Armas. Con gran orgullo debo decir que habéis ganado el Camino del Acero, y el derecho de utilizar esta mina. Por favor, llevad esta muestra de la piedra, y esta Llave Dorada. Entregad la llave a vuestros mineros, y permitiré que trabajen sin peligro. Y saludad de mi parte al viejo Sylvester..."

                      Barthok salió de la mina con un saco lleno de la piedra especial y la Llave en su mano. Sylvester se alegró mucho de verle.

                      - "¡Fantástico...! Entonces ganásteis el Camino... una nueva leyenda ha nacido... ¡Barthok, el Señor del Acero! Ahora llevemos esta piedra a mi sótano para hacer algunas espadas y escudos para el Castillo. Y también debéis aprender la manera de usar la piedra en la forja, para que vuestros herreros puedan sacar lo mejor de ella..."

                      Barthok agradeció sinceramente y se despidió del Maestro. Llevaba un pequeño suministro de espadas y escudos, la piedra y la "receta" para los herreros del Castillo.

                      Pronto, el Ejército de Camelot empezó a usar las nuevas armas especiales. Los soldados de Morgana huyeron como ratas, cuando sus espadas se doblaron y partieron contra el acero del Maestro. Después, Morgana despidió a Krog el Herrero. Pero el enano pronto encontró trabajo en el Castillo, forjando las armas del Ejército del Rey.

                      Comment


                      • #41
                        Wuuooooo muchas gracias!!! Gran aporte!!!!!

                        Comment


                        • #42
                          El Bosque Dorado (1/3)

                          Un extraño eclipse total de sol dejó a oscuras el Reino de Camelot durante dos días enteros. Todos los habitantes del Reino estaban aterrorizados y pasaron los días rezando para que acabara. El Gran Mago, Sir Valamir y todos sus hombres sabios trabajaron sin descanso para conocer el origen de la oscuridad...

                          Pero, al tercer día, terminó. El sol brillaba de nuevo. Todos lo celebraban con alegría... excepto los bosques y la vida salvaje del reino. El agua había desaparecido, casi todos los grandes árboles y pequeñas plantas estaban enfermando y marchitando, y los animales comenzaron a sufrir hambruna. La alarma llegó al Castillo, y rápidamente Merlín acudió a los maltrechos bosques, buscando a Nathra Verdaine.

                          Ella apareció enseguida, y parecía terriblemente triste y preocupada. El Mago comprendió inmediatamente la razón. Llevaba a cuestas, con mucho cuidado, a una muy débil y casi inconsciente Rhiannon.

                          - "Se está... algún tipo de hechizo oscuro está absorbiendo sus fuerzas, y nada puede vivir sin ella... yo incluída... por favor, intenta salvarla, mi querido amigo..."

                          Merlín sacó un frasco con la más potente esencia curativa que jamás había hecho. Lo guardaba para el momento adecuado... cuidadosamente se lo dió a beber a la Diosa, y derramó algunas gotas sobre su cara y manos, mientras suplicaba piedad a los Celestiales...

                          Rhiannon abrió sus dulces ojos y sonrió. Recuperó energía y vitalidad, pero todos sus poderes curativos y sobre la naturaleza se habían esfumado. Por eso, los bosques estaban muriendo rápidamente...

                          - "¿Qué...? Oh... tenías que ser tú, mi buen Merlín... gracias por salvarme la vida, pero necesito recuperar mi poder, o los bosques y animales del Reino se perderán para siempre."

                          - "Necesitamos recuperar el agua de la Estatua Bendita de Meredith, en la parte noroeste del bosque. Pero sólo alguien consagrado puede invocar a la Estatua y recogerla, ya que sus aguas vienen directamente del Único... por lo que tendremos que esperar a alguien que pueda ayudarnos..."

                          - "No tendréis que esperar mucho, mi querida Guardiana..."

                          De repente, un relámpago nubló sus ojos. Una majestuosa forma apareció... un ángel con alas doradas, portando una Espada del Semidiós. El legendario Vambrael había llegado. Todos se arrodillaron ante él con respeto y orgullo.

                          - "Por favor, arriba, no tenemos mucho tiempo. Os ayudaré a recuperar el Agua de la Vida para vuestra Diosa, pero siento una maléfica presencia en ese lugar... debemos tener extremo cuidado... Realmente no me gusta toda esta parafernalia de ángel, por favor permitidme tomar una forma más cómoda..."

                          Vambrael se libró de sus grandes alas de ángel y su armadura, convirtiéndose en un Paladín de Camelot normal y corriente. El Gran Mago Merlín, una Rhiannon sin poderes pero muy hábil en la lucha, y Vambrael comenzaron la búsqueda del Agua...

                          A medida que se aproximaban al lugar, vieron más y más animales huyendo del hambre, y muchos árboles centenarios muriendo. Después, llegaron y observaron una extraña zona brillante en el bosque, justo donde se suponía que debía estar la Estatua. Parecía que todos los árboles, plantas y animales que había allí se habían convertido... ¡en oro!

                          Comment


                          • #43
                            El Bosque Dorado (2/3)

                            De repente, vieron un ciervo "dorado" correr en estampida hacia ellos... Rhiannon retrocedió y saltó sobre él con la gracilidad de una bailarina ninja, pero Vambrael no estaba demasiado en forma, y tuvo que pararlo con su escudo... y un gran golpe. Pero le gustó luchar de ese modo, y le hizo recordar sus tiempos de Soldado. Merlin simplemente usó un hechizo básico de teletransporte para apartarse del camino del feroz ciervo. El animal se sorprendió, giró... y pisó una dura piedra, cayendo estrepitosamente contra el suelo.

                            Rhiannon acudió rápidamente a cuidar del ciervo encantado, y acarició su cara con ternura. Pero no podía hacer nada para aliviar su dolor, pues no tenía poder... ¿o sí?

                            Merlín y Vambrael se acercaron, y vieron cómo el "oro" desaparecía del animal. Estaba recuperando su apariencia normal. Quizá un poco de cariño bastaba para romper el hechizo...

                            - "Gracias, mi querida Diosa... nada aquí es lo que parece, por favor tened cuidado... Si no estás segura, puedes mirar con esto, y verás con claridad..." El ciervo huyó del Bosque Dorado, dejando caer un pequeño espejo de mano. Rhiannon lo cogió, y nuestros héroes continuaron avanzando hacia el lugar secreto donde estaba la Estatua, guiados por Vambrael.

                            Se encontraron con otro Caballero de armadura dorada. Parecía Sir Galahad. Puede que el Rey le enviara también a la misión; si era así, podría ser un gran aliado. Pero... mala suerte, cuando Merlín intentó llamarlo, se giró agresivamente y cargó contra ellos. Sus ojos estaban en blanco, y estaba absolutamente inexpresivo, como si fuera una especie de zombi. El Galahad dorado entró en combate contra Vambrael, que evitaba dañarlo, pues podría ser el verdadero Galahad hechizado, como el ciervo. Merlín observaba la lucha, intentando buscar un punto débil o una manera de romper el hechizo, y arrojando alguna bola de fuego para distraerlo y ayudar a Vambrael. Rhiannon no podía hacer nada contra el poderoso guerrero acorazado, y simplemente se alejó del lugar...

                            - "Gran combate, pero se acabó, muchacho..." Vambrael se puso en pie y levantó sus brazos, tomando de nuevo la forma de ángel, y sacó su fantástica espada. El caballero dorado se detuvo un momento, y continuó luchando... pero ahora no era rival para el poder del más joven de los Guardianes Gemelos.

                            Pronto besó el suelo, y Merlin y Rhiannon se acercaron a ayudar. El espejo comenzó a brillar en la mano de la Diosa. Ella podía ver la imagen reflejada del Galahad dorado... y sucedió.

                            El falso Galahad gritó como siete demonios chillones, cuando se rompió el hechizo. En su lugar apareció un enfadado Devorador de Almas. La Espada del Semidiós se movía cerca de su cabeza, y el aparecido en llamas huyó a toda prisa...

                            - "¿Esto era todo? ¿un simple sirviente de los espíritus de la muerte? Esperaba algo más..."

                            - "No, Mago, esto aún no ha acabado. Debemos encontrar la Estatua y librarnos de esta extraña cosa dorada..."

                            Llegaron al lugar designado, y Vambrael comenzó a cantar el hechizo en lenguaje Celestial para hacer aparecer y levantarse la Estatua. Pero no sucedió nada...

                            - "El Agua es mía, estúpido con alas... No puedo usarla, pero dejar la fuente seca parece una magnífica manera de sembrar la destrucción, como ves. La maldición dorada se extenderá pronto sobre vuestra preciosa naturaleza... y el Caos dominará al fin..."

                            La voz sonaba muy dulce y suave. ¿Era Rhiannon?

                            - "Y... a propósito, he absorbido completamente el poder de vuestra querida Diosa... Ahora, podéis luchar y morir con honor como Caballeros..."

                            Una bella forma de mujer apareció en el lugar donde debería estar la Estatua. Parecía una copia exacta de Rhiannon la Bella, con brillos dorados y ojos vacíos.

                            - "Fantástico... Otro bicho dorado... Estoy empezando a odiar el oro..."

                            La verdadera Diosa estaba lista para luchar contra aquella "Rhiannon dorada", o lo que sea que fuera. Necesitaba recuperar su poder para arreglar rápidamente este desastre.

                            - "Lo bueno es que podemos luchar con todo... porque sabemos que esa criatura NO soy yo... ¡Las damas primero!"

                            Comment


                            • #44
                              El Bosque Dorado (3/3)

                              Comenzaron a luchar, desarmadas. Era una lucha desigual, ya que los árboles de oro luchaban a favor de la Dorada. Merlín y Vambrael intentaban ayudar... ¡pero un Sabueso Arbóreo Dorado se interpuso!

                              - "$%@#!! oro..."

                              - "No te enfades, Mago... ¿qué hay mejor que una pequeña lucha a estas horas de la tarde? Derrotemos a esta cosa para poder ayudar a Rhiannon, ¡creo que nos necesita!"

                              - "¡Hey, dulce ángel! Una pequeña pista, puedes luchar libremente, el Sabueso no es de verdad... oooh, bailas muy bien, Rhia... ¿puedes esquivar esto?"

                              Rhiannon apenas pudo esquivar los golpes de los árboles dorados, y las enredaderas intentando atrapar sus pies. Pero dió un sorprendente y rápido salto sobre la falsa Diosa, pateando su cara... Era demasiado fuerte para caer, pero algo inesperado le ocurrió. La verdadera Rhiannon recuperó algo de su poder por el contacto con la falsa... y se dió cuenta...

                              Mientras tanto, el Mago intentaba quemar aquel maldito Sabueso con disparos elementales de fuego, sin éxito. Ni siquiera la poderosa Espada del Semidiós era capaz de hacer ni un simple rasguño a la bestia dorada.

                              - "Ayúdala, Vambrael... Distraeré al Sabueso por ti. Es esa tía dorada a la que hay que vencer..."

                              Merlín comenzó a luchar solo contra la mole, y Vambrael se unió a Rhiannon contra la Dorada. Su espada era completamente inútil, pero sí podía distraerla para permitir que los puños de Rhiannon la golpearan con fuerza, debilitándola con cada golpe.

                              Un gran grito les detuvo... ¡Merlín había caído! Un zarpazo tremendo lo abrió en canal, y no sobreviviría mucho tiempo... Rhiannon estaba recuperando su poder y con seguridad podría ayudarle, por lo que acorralaron y acosaron a la Rhiannon Dorada hasta que la hicieron caer.

                              - "Veamos lo que eres en realidad..." Rhiannon sacó el espejo y se lo enseñó a su gemela caída..."

                              - "¡¡¡Nooooo!!! Mi espejo... mi tessssssoro... es míiiio... ¡¡¡Malditos!!!"

                              El falso Sabueso se desplomó al instante. El Bosque Dorado oscureció a gris, y la soleada tarde se convirtió en una tétrica noche. Los árboles dorados se transformaron en una especie de retorcidas plantas del infierno, con horribles caras que gritaban. Vambrael y Rhiannon fueron empujados hacia atrás y, en el lugar donde se hallaba la Rhiannon dorada, una mujer de pesadilla flotaba sobre el suelo... totalmente inexpresiva, con sierpes por cabellos en su cabeza llena de ornamentos perforantes. Seis largos apéndices parecidos a patas de araña con afiladas cuchillas brotaban de su espalda, y llevaba un oscuro vestido de seda gris. Su única nota de color era una brillante gema roja en el centro de una tiara de plata. Posiblemente era una de las Gemas de Poder que corrompieron a Balthor hace mucho tiempo...

                              - "Im...posible... ¿¿Tú?? Deberías estar...

                              - "Ardiendo en el infierno, ¿no? Un poderoso Señor me invocó desde su prisión, y estoy aquí para servirle..."

                              - "¿Quién es esta... maldita quimera? Jamás he visto nada ni siquiera la mitad de horrible..."

                              Tal vez por vez primera en toda su vida como Celestial, Vambrael estaba terriblemente asustado...

                              - "Lyssandra... Dars-al-Gattarak..."

                              - "El viejo Meph solía llamarme "Lyse"... No he debido subestimar a vuestra Diosa... Ahora debo aceptar esta pequeña derrota y retirarme, pero nos encontraremos muy pronto, y esa vez no fallaré... cuando saque a mi Maestro de esa cueva, ni siquiera el Firme podrá pararnos... ¡Adiós!"

                              Lyssandra se desvaneció entre carcajadas con su bosque de pesadilla. Rhiannon corrió a cuidar de Merlín. Fue completamente restaurado, y con él todas las criaturas del bosque. Todo volvió a la normalidad, pero la amenaza estaba ahí. Una de las más poderosas e implacables criaturas de la oscuridad vagaba por el Reino, y había dejado clara su misión...

                              Aquella noche, una risotada infernal se podía escuchar desde el interior de la Cueva de Ragnall. El Rey Lich Ossion el Terrible se dió cuenta de su éxito, y la gran fuga sólo era cuestión de tiempo...

                              Comment


                              • #45
                                La Guerra de la Sangre (1/4)

                                ... Y, al fin, la espada curva de diamante y plata de la cruel Reina Adele atravesó el corazón de la joven Castidad, poniendo fin a su vida atormentada... y su grito desgarrador cortó la noche. La Guerra de la Sangre terminó de la peor manera posible, con los esbirros de la Reina tomando el Castillo y corrompiendo o masacrando a los nobles Caballeros de la Luna...

                                Sir Valamir despertó aquella noche, sobresaltado por aquella visión de pesadilla. El Castillo de la Orden de la Luna, custodiado por Castidad y sus Caballeros vampiros, era la última barrera entre Camelot y la tierra de las criaturas de la noche, y los monstruos de Adele lo acosaban sin piedad. Si el Castillo caía, la Reina tendría un magnífico bastión y además, vía libre para infestar Camelot de vampiros sedientos de sangre. Quizá aquel sueño era una llamada de auxilio de la propia guerrera a su Maestro...

                                Castidad era una Capitana de la Guardia que cayó en combate frente a la Reina Amelia algunos años atrás, y fue convertida en vampiro contra su voluntad... pero no perdió su nobleza. Acudió al Caballero Oscuro para pedirle consejo y apoyo, y éste se alegró mucho de ver tanta valentía, bondad y pureza en un ser de la noche como él. La ayudó a controlar la sed, y a descubrir sus nuevas habilidades. Cuando Valamir y la Hechicera del Sol destruyeron a Amelia, muchos de sus sirvientes abandonaron el mal y se unieron a Castidad, que fundó la Orden secreta de la Luna. Y así, reconstruyeron el Castillo que lleva su nombre y defendieron la frontera contra las huestes de las ocho Reinas Vampíricas... hasta ahora.

                                Merlín recibió una visita peculiar aquella noche. Una lechuza se posó en su ventana, portando un mensaje atado en su pata derecha. Valamir advertía del peligro que se cernía sobre la frontera este del Reino, y solicitaba la ayuda de algunos hombres de confianza para combatir a los vampiros, con discreción para evitar el pánico. El Gran Mago avisó en privado al Rey, y éste concedió permiso a algunos de los pocos soldados aún leales a Sir Valamir, liderados por el Paladín Jared, para asistir en la misión. Merlín no podía acudir en persona, pero envió a su mano derecha, el Archimago Danath, con todo lo que podrían necesitar para combatir el poder de los vampiros. Y una buena marmita de aquel guiso Druida de ajo, el preferido de Jared, para reponer fuerzas.

                                - "Deberíais parar antes en Gwynastir. Alguna de las Hechiceras podría acompañaros, siempre son bienvenidas cuando se trata de combatir a los vampiros..."

                                El pelotón partió por la mañana y se encontró con Sir Valamir en su cabaña al anochecer. El Caballero de la Noche recogió sus espadas y armas, y se dispuso a liderar el grupo. Justo antes del alba, tras patear algunos soldados de Morgana por el camino, consiguieron llegar al poblado de las Hechiceras del Sol.

                                A la noche siguiente, nuestros héroes partieron hacia las tierras de los vampiros para defender el Castillo de la Orden de la Luna. La Matriarca no podía abandonar a su pueblo en aquel momento, pero consiguieron que la valiente Annur les acompañara en su misión.

                                Comment

                                Working...
                                X